Cómo entender la factura de la luz: qué es lo que pagas y cómo reducirla

marzo 8, 2018 1:05 pm
|Publicado por

Cómo entender la factura de la luz: conceptos que pagas y no sabes porqué

Una de las mayores dificultades que se encuentran los consumidores en su factura de energía es cómo entenderla. Existen numerosos conceptos y una terminología un tanto enrevesada que hacen que entenderla se convierta en todo un reto. La suma de tasa y de conceptos por los que se nos cobra hace que,  cuanto más vamos leyendo, más cara de perplejidad se nos quede.

Al mismo tiempo, el desconocimiento del funcionamiento del mercado eléctrico y su terminología hacen que asumamos que “es lo que hay”. Pero, obviamente, estamos en nuestro derecho de entender hasta el último factor de esta factura que llega a nuestro de forma habitual.

Así que vamos a tratar de arrojar luz sobre la factura de la luz, para que no vuelva a ser un jeroglífico y puedas interpretarla perfectamente. Para que sepas porque estás pagando cada una de las cantidades especificadas.

¿Puedo reducir mi factura? 

Es importante entender nuestra factura energética porque nos permitirá hacer un uso más eficiente de la energía. Y, además, de esa manera, lograremos un ahorro considerable en los gastos de nuestra empresa o negocio.

Además, una vez entendida la factura de la luz, podemos aplicar medidas de ahorro energético. En definitiva, sin saber dónde está el sobre coste en nuestra factura, no podemos adoptar medidas concretas para el ahorro energético.

Una primera aproximación a la optimización de consumo energético no supone coste alguno. Mediante soluciones tecnológicas como los sistemas de telemedida y telegestión, podemos detectar consumos excesivos, evitar averías y sobre costes, detectar cortes de luz. Este tipo de soluciones tecnológicas, como es el sistema desarrollado por Linkener, Plug&Save, también nos proporcionan información precisa: detecta fallos en la batería de condensadores, analiza cómo eliminar los picos de potencia o cómo reducir, aún más, la potencia contratada.

De esta manera, los suministros con contadores de telemedida y telegestión, facilitan la lectura y factura de manera mensual. Se evita, de esta manera, la factura estimada o consumir en las horas más baratas de la OMIE.

Además, contar con este tipo de soluciones tecnológicas nos permite otras ventajas como conocer nuestros hábitos de consumo y adoptar medidas al respecto. También nos facilita ajustar  otros detalles como la optimización de la potencia contratada. Todo ello para que podamos ahorrar en nuestra factura eléctrica. Ahora que ya la entendemos.

Para ello, vamos a desglosar la factura, para que entiendas cada uno de los conceptos. Así que hazte con una factura y vamos allá…

Pasos para entender tu factura…

Lo primero que debemos determinar (ya deberíamos saberlo) es en qué compañía estás. Y si tu contrato se basa en el mercado libre o en el regulado. Si estás con alguna de estas compañías eléctricas entonces estás en el mercado regulado:

  • Endesa Energía XXI, S.L.U.
  • Iberdrola Comercialización de Último Recurso, S.A.U.
  • Gas Natural S.U.R., SDG, S.A.
  • EDP Comercializadora de Último Recurso, S.A.
  • E.ON Comercializadora de Último Recurso, S.L.
  • CHC Comercializador de Referencia S.L.U.
  • Teramelcor, S.L. (Sólo en Melilla).
  • Empresa de Alumbrado Eléctrico de Ceuta Comercialización de Referencia, S.A. (Sólo en Ceuta).

En caso contrario, estás en el mercado libre. Aunque debemos fijarnos bien, porque las comercializadoras anteriormente citadas también operan en el mercado libre. Una vez identificada tu comercializadora, debemos analizar los datos personales del recibo de la luz. Quién figura como titular del contrato, que es quien se responsabiliza de los pagos. El titular de la empresa, local (o domicilio) no tiene porque ser el mismo que figure como titular de la factura.

  1. En primer lugar, estos datos incluyen tu nombre, tu CIF y la dirección del suministro a la que hace referencia la factura.
  2. El tipo de tarifa.Puede ser 2.0 o 2.1 si eres doméstico y 3.x o 6.x si tienes negocio o eres empresa o industria. También se especifica si tienes una tarifa con o sin discriminación horaria.
  3. Tu CUPS. Es el código de tu punto de suministro. Tiene entre 20 y 22 caracteres (letras y números), donde los dos primeros hacen referencia al país es nuestro caso ES para España.
  4. El contrato de suministro.El número de contrato de tu compañía de la luz
  5. El contrato de acceso.Que es el número de contrato que te asigna tu distribuidora. Es invariable..
  6. El resumen inicial de la factura es un apartado simplificado de lo que podremos ver, más adelante, detallado.

En este apartado se especifica el importe final que pagaremos y el periodo que se nos está facturando. Dependiendo de la empresa que distribuye, que comercializa o incluso de nuestra región, tendremos facturas mensuales, bimensuales o trimestrales. También se desglosan los diversos conceptos por los que se nos factura. Vamos a detalla cada uno de ellos.

A) La potencia contratada. La potencia contratada es como el caudal de energía que entra en tu empresa, negocio o casa y que se traduce, a efectos prácticos, en el número de equipos, maquinaria o de electrodomésticos que podemos usar al mismo tiempo. Esto viene determinado por la potencia en kilovatios (kW) que tenemos contratada. Es una tarifa fija y, obviamente, a más potencia contratada más pagaremos de forma regular en cada factura.

Para calcular tu potencia contratada debes multiplicar tu potencia contratada por el coste del término de potencia que marca la ley (actualmente 0,104228 € por kW/día).

B) El consumo eléctrico. Es la parte variable de nuestra factura y se determina por la cantidad de energía, en este caso luz, que consumimos cada periodo facturado. La energía tiene un coste variable que determina el mercado según el periodo de facturación.

Podemos calcular nuestro consumo multiplicando  el consumo en kWh por el precio del coste de la energía de un mes.

En algunos casos, las compañías eléctricas ofrecen contratos con un precio de  la energía a coste fijo. Sin embargo, este precio implica un sobre coste en favor de la comercializadora. Cuanto más consumes, más ganan la empresa con tu factura.

C) El impuesto eléctrico. Se trata de un impuesto marcado por el Gobierno que supone entorno al 5% del total en tu factura. Ese impuesto se aplica a la suma del total por potencia contratada y la energía consumida.

D) El alquiler del contador. Uno de los términos fijos para los que Linkener te ofrece solución. Como ya sabrás, el contador es propiedad de la distribuidora y tiene un precio fijo dependiendo del modelo que tengas instalado, ya sea digital o analógico,

E) El IVA. Poco podemos decir que no sepas de este impuesto. En el caso de la energía, el tramo de IVA que se paga es del 21% sobre el total del importe.

¿A qué se destina el importe de la luz que pagas?

Cada euro que pagamos tiene un destinatario o receptor final. Vamos a hablarte sobre cada uno de ellos…

  • En primer lugar, tenemos el coste de producción de la electricidad. Básicamente se trata del coste de la materia prima, esto es la energía.
  • Los costes regulados. En primer lugar están los peajes, que incluyen la red de Transporte y de Distribución de energía.
  • Por otro lado tenemos los incentivos renovables, cogeneración y residuos. Son los incentivos económicos a la producción de energía eléctrica con estas tecnologías.
  • Por otro lado, debemos contar con los pagos por capacidad. Un apoyo económico a las centrales de energía para que mantengan una capacidad económica solvente de cara al futuro.
  • También existen conceptos más complejos como la deuda o déficit de tarifa. Se trata de un recargo para recuperar el déficit de ingresos en años anteriores. Con esta “aportación” se pretende liquidar la deuda con las grandes eléctricas.
  • Otros destinatarios del importe de las facturas eléctricas son el Servicio de Interrumpibilidad,un sistema por el que las grandes industrias reducen sus consumos de energía (de forma excepcional), para garantizar la disponibilidad  al resto de consumidores. De tal manera que esas industrias reciben una compensación por ese esfuerzo.
  • También se destina un fijo a las retribuciones al operador del sistema y del mercado, con el cual se financian las actividades de Red Eléctrica de España y OMIE (Operador del Mercado Ibérico de Energía).
  • Finalmente, de nuestra factura, también se compensan las pérdidas en transporte y distribución de la energía. Y el alquiler del contador, y que  cobran las distribuidoras.

¿Qué impuestos incluyen mis facturas?

En realidad “solo” existen tres impuestos fijos en nuestras facturas de la luz.

– El impuesto eléctrico (5,11%).

– La Tasa Municipal por utilización y aprovechamiento del dominio público de cada localidad (1,5%). Se trata de un coste que pagan las distribuidoras y las comercializadoras, y que no aparece en el desglose de la factura.

– El IVA (21%) que se aplica al total de la factura.

Entender tu factura de la luz: una cuestión de ahorro

En definitiva, una suma de gastos que, aplicando un sistema de telemedida, sin coste adicional alguno, ý una buena comprensión de nuestra factura, nos llevará a adoptar las medidas más concretas y precisas para hacer un consumo optimo de energía y un ahorro en nuestros bolsillos.