La importancia del gestor energético ante el cambio regulatorio

El pasado mes de enero, el Gobierno transfirió a la Comisión Nacional de Los Mercados y la Competencia (CNMC) las competencias para definir la estructura y la metodología a seguir para calcular el componente de los peajes de acceso a las redes eléctricas destinado a cubrir los costes del transporte y la distribución.

Los peajes de la electricidad en España corresponde al pago que realizan los consumidores para cubrir los costes que las eléctricas realizan por la actividad del transporte y la distribución a los hogares o a las empresas.

La CNMC emitió el pasado 25 de julio la circular CIR/DE/002/19 donde se somete a consulta pública los cambios propuestos en la metodología para el cálculo de los peajes de transporte y distribución eléctrica. Estos cambios tendrán efecto en el próximo período regulatorio que comienza en 2020 hasta 2025.

El gestor energético debe estar preparado para el cambio regulatorio que se producirá a principios del 2020. El desconocimiento de los consumidores a la hora de revisar y entender la factura eléctrica provocará que este tenga que actualizarse para ofrecer el mejor servicio a sus clientes.

Cambio regulatorio, ¿cómo quedarán las tarifas?

A pesar de que por el momento se desconocen los precios de los peajes, en la circular aparece propuesta una nueva estructura tarifaria con importantes cambios en los periodos horarios tarifarios, tanto del término de potencia como en el término de energía. Teniendo en cuenta que desde 2007 no se ha producido ningún cambio en los horarios de las tarifas, la nueva propuesta de la CNMC supondrá un auténtico quebradero de cabeza para los consumidores.

Desde Linkener, os resumimos cómo quedarán las nuevas tarifas propuestas por la CNMC y cuáles serán los cambios más relevantes con respecto a las tarifas actuales:

El principal cambio en la estructura de los peajes es que ahora todos los consumidores pasarán a tener 6 periodos tarifarios en el término de energía. Las pequeñas y medianas empresas, que habitualmente tienen contratadas las actuales tarifas 3.0A o 3.1A, pasarían a tener 6 periodos tarifarios en el término de potencia con las nuevas tarifas 3.0TD (Baja tensión) y 6.1TD (Alta tensión).

Existirían cambios en la periodificación, que se unificarán para todas las tarifas, y cambios en el cálculo de los excesos de potencia. En la penalización por exceso de reactiva se mantiene en la forma (hasta 33% de la activa permitida y eliminando penalización en P6), pero queda pendiente definir precios. En la siguiente tabla se resumen los cambios propuestos en la estructura tarifaria de los peajes:

  • Las tarifas actuales 6.2, 6.3 y 6.4 correspondientes a suministros conectados entre 30 y 145 kV, pasarán a denominarse 6.2TD, 6.3TD y 6.4TD, respectivamente.
  • La tarifa 6.1 correspondiente a suministros conectados entre 1 y 30 kV pasaría a denominarse 6.1TD. Mantiene el número de periodos en energía y potencia y sigue siendo obligatorio que la potencia contratada sea Pn+1 ≥ Pn, pero elimina la limitación de que una de las potencias sea mayor de 450 kW.
  • La actual tarifa 3.1A, que corresponde a suministros conectados por encima de 1 kV y con una máxima potencia contratada en sus periodos de 450 kW, desaparece y se integra en la tarifa 6.1TD. Ahora se dispondría de 6 periodos en el término de energía y de potencia.
  • La actual tarifa 3.0A, que corresponde a suministros conectados a menos de 1 Kv y alguna de las potencias contratadas debe ser mayor de 15 kW, pasa a denominarse 3.0TD y mantiene los niveles de tensión y de potencia mínima anterior con la obligación de que la potencia contratada sea Pn+1 ≥ Pn. La tarifa 3.0TD dispondría de 6 periodos en el término de energía y de potencia.
  • Las actuales tarifas 2.X (2.0A, 2.0DH, 2.0DHS, 2.1A, 2.1DH y 2.1DHS) conectadas a menos de 1 kV, tienen 1 (2.X), 2 (2.XDH) o 3 (2.XDHS) periodos de energía, uno solo de potencia y son para potencias contratadas menores de 15 kW (2.1X) o de 10 kW (2.0X). En la nueva estructura propuesta se integran todas en la tarifa 2.0TD con 2 periodos de término de potencia y 6 periodos de término de energía. Se mantiene el nivel de tensión no superior a 1 kV y potencia contratada inferior o igual a 15 kW en todos los periodos. Sobre tarifas reguladas no indica nada la circular, pero se entiende que desaparece la tarifa PVPC con DH y DHS, integrándose ambas con la PVPC, que será tarifa 2.0TD y estará periodificada como tal.

La periodificación del término de energía será común para todas las tarifas y coincide con los periodos del término de potencia a excepción de la tarifa 2.0TD. Para no extendernos en el artículo, se pueden consultar en el enlace a la circular de la CNMC.

Con estos cambios en las tarifas lo que se pretende es lograr una equidad en el reparto de costes entre los diferentes tipos de consumidores, incentivando el consumo de energía en las ‘horas valle’ y reduciéndolo en las ‘horas punta’. Con este cambio regulatorio se prevé que los peajes de transporte y distribución puedan bajar entre un 6,8% y un 13,4%.

¿Cómo afectará el cambio regulatorio al gestor energético?

Los cambios que están a punto de producirse pueden llegar a ser muy difíciles de comprender por los consumidores, por lo que la figura del gestor energético va a ser clave en esta transición.

El gestor energético debe estar preparado para el cambio regulatorio que se producirá a principios del 2020. Esta figura te ayudará a entender tu factura eléctrica y a comprobar que las facturas que te llegan son correctas. Además, el gestor energético estudiará tu caso de manera individual para que tu consumo energético esté optimizado.

Cambio regulatorio: cuestiones a tener en cuenta por el gestor energético

Después de que se produzca el cambio regulatorio, el gestor energético deberá tener en cuenta una serie de cuestiones a la hora de aconsejar a sus clientes:

  • Cambios en la periodificación: Conocer los cambios horarios de los periodos le ayudará a saber que tarifas y precios son los más óptimos para según qué tipo de clientes y según qué perfil de consumo diario y anual tengan.
  • Cambios en la potencia contratada: Aumenta el número de periodos del término de potencia en las tarifas eléctricas habituales de pymes. Esto puede suponer un problema para aquellos consumidores que no están acostumbrados a tener que decidir que potencias contratar, y llevan años con las mismas potencias contratadas.
  • Cálculo de los excesos de potencia: A partir de ahora la facturación de los excesos de potencia se aplica a todas las tarifas, usando lecturas cuartohorarias. Este método, anteriormente solo aplicado en las tarifas 6.X, es complejo y requiere de un estudio detallado para no incurrir en sobrecostes que pueden llegar a ser muy elevados. Es un método desconocido para pymes y el sector doméstico que sin lugar a dudas tendrá la necesidad de recurrir a un experto en facturación eléctrica para asesorarse.
  • Penalizaciones por excesos de energía reactiva: La estructura y cálculo se mantienen, pero será necesario estar atento a los nuevos precios que se aplicarán porque pueden incrementarse.

En definitiva, el gestor energético tendrá que actualizar sus conocimientos para ayudar a sus clientes a entender su factura eléctrica, así como utilizar herramientas para su optimización mediante la lectura de contadores inteligentes.

Desde Linkener te ofrecemos herramientas para controlar en consumo de energía y ayudar a tus clientes a conocer cual es la tarifa que mejor se adapta a su tipo de consumo.

Te ponemos en contacto con tu gestor energético más cercano