El cambio horario: ¿garantiza el ahorro energético?

Diversas personas e instituciones afirman que el cambio horario que se producirá de la madrugada del sábado 26 al domingo 27 de octubre contribuirá al ahorro energético de los hogares y las industrias españolas pero, ¿es realmente así?

A pesar de que el cambio horario se lleva realizando en España de manera obligatoria dos veces al año, desde los años 70, lo cierto es que el movimiento en las agujas del reloj se ha convertido en un motivo de debate.

La problemática de España con respecto al cambio horario

Por la situación  geográfica en la que se encuentra, España no debería regirse por el mismo huso horario que Alemania. A pesar de que las Islas Canarias siguen en el mismo horario que en Londres o Portugal, lo cierto es que no sucede lo mismo en Galicia, situada en el mismo huso horario que Canarias, ocasionando que en otras CCAA, como Baleares, anochezca hasta una hora antes que en la comunidad gallega.

Pese a que son muchos los que aseguran que el cambio horario tiene los días contados, después de que el Parlamento Europeo haya manifestado sus deseos de eliminarlo en 2021, lo cierto es que, este año, se implementará el horario de invierno el último fin de semana del mes, concretamente de la madrugada del sábado 26 al domingo 27 de octubre, donde las 3:00 AM serán las 2:00 AM, y permanecerá vigente hasta el 5 de abril del 2020.

El cambio de hora se establecía por primera vez con el objetivo de reducir el consumo de energía adaptando las horas de luz al horario comercial. Sin embargo, son muchos los que prefieren seguir en el horario de verano pese a estar en invierno.

El Parlamento Europeo ignora la decisión de los ciudadanos

La polémica sobre qué horario es mejor para la ciudadanía está servida. A pesar de que la Comisión Europea realizó una encuesta para conocer la opinión de los ciudadanos europeos sobre el cambio de hora, lo cierto es que no se los ha tenido en cuenta.

El 80% de los participantes votó a favor de eliminar los cambios de hora, sin embargo, el Parlamento Europeo decidió retrasar la decisión final hasta el año 2021. De hecho, en los plazos de la Eurocámara aparece contemplado que los países europeos deberán señalar antes del mes de abril el huso horario que desean tener.

El cambio al horario de invierno, ¿algo beneficioso o perjudicial para el ciudadano?

A pesar de que gran parte de la ciudadanía ya ha manifestado su deseo de mantenerse siempre en el mismo huso horario, y que fuese el de verano, lo cierto es que existe una parte pequeña de la población que prefiere que se continúe cambiando la hora en función a las horas de luz.

Desde Linkener queremos mostrar las ventajas y las desventajas del cambio de hora que se producirá el último fin de semana de este mes de octubre.

Ventajas de retrasar el reloj una hora

Una de las ventajas más destacadas del próximo cambio horario es que el domingo 27 el día tendrá un total de 25 horas, es decir dormiremos una hora más.

Desde el Parlamento Europeo, destacan la importancia de realizar este cambio de hora con el fin de reducir el consumo de energía, haciendo que coincida el inicio de la jornada laboral del ciudadano con las horas de luz, realizando así un menor consumo energético.

Además, según varios expertos, disminuir las horas de luz solar mejoraría notablemente la conciliación del sueño.

Desventajas de retrasar el reloj una hora

Los sistemas de climatización y las nuevas exigencias de eficiencia energética en el alumbrado han cambiado radicalmente las estimaciones de ahorro realizadas por el IDAE en 2015.

Frente a las ventajas de retrasar nuestro reloj una hora, se encuentran una serie de inconvenientes con los que la mayoría de la población parece estar de acuerdo.

Según los menos adeptos a este cambio, el ahorro energético no se producirá tal y como señalan aquellos que desean seguir implementando el cambio horario. El horario comercial no varía en invierno, por lo que la energía que no se consume a primera hora del día terminaría por gastarse por la tarde.

Además, al anochecer antes, aumenta el gasto de energía en calefacción por falta de luz solar que ayuda a las casas y a los edificios a mantener una temperatura más óptima.

A nivel económico, también nos afectaría ya que que gran parte de España vive del turismo. Retrasar el reloj una hora provoca que anochezca antes y por tanto, que la gente permanezca durante menos tiempo en la calle, provocando que este sector se vea claramente perjudicado.

Implementar el horario de invierno también supondrá un problema a nivel emocional. A pesar de que se mejorará la conciliación del sueño, lo cierto es que disponer de una hora menos de luz al día, junto al mal tiempo propio de estos meses, puede provocar dolor de huesos y otros problemas relacionados con la depresión.

Parece que pese a la preferencia mayoritaria de los ciudadanos, por el momento tendremos que atrasar el reloj una hora y aprovechar las horas de sol lo mejor que podamos.

 

¿Quieres comenzar a ahorrar en tu factura eléctrica?