Los planes de eficiencia energética en Chile: soluciones tecnológicas y concienciación empresarial

marzo 27, 2018 1:00 pm
|Publicado por

Quizás sea por la necesidad de las empresas de reducir sus costos de producción y aumentar su competitividad en el mercado. Puede que la motivación se relacione más bien con la necesidad de mejorar la relación con el medio ambiente. Pero, sea como sea, el uso eficiente de la energía se ha convertido en un tema crucial en la industria chilena, lo que impulsa una serie de proyectos e iniciativas en los últimos tiempos.

La eficiencia energética es un pilar fundamental en Chile. Y mediante el Plan de Acción de Eficiencia Energética 2020, se establecen múltiples líneas de actuación. Además, el impacto de medidas de eficiencia energética no se limita a sectores puramente energéticos. Industria, empresas, hogares e instituciones públicas y privadas buscan la eficiencia energética, como ya sucede a nivel internacional.

eficiencia energética en Chile

Chile se encuentra en un momento crucial de su crecimiento económico. Y el ámbito empresarial es fundamental para respaldar la economía nacional. Por eso, la necesidad de reducir costes y aumentar la competitividad para las empresas y negocios chilenos es un objetivo básico para el país.

A ello, hay que unir la proliferación de políticas de sostenibilidad y respeto medio ambiental, como uno de los valores más tenidos en cuenta entre los chilenos. Todo ello ha desembocado en una serie de medidas y políticas aplicables al sector empresarial e industrial que se plasman en el plan Política Energética Chile 2050. Se trata de una serie de objetivos basados en medidas de eficiencia energética en Chile.

El sector industrial supone, a día de hoy, el 40% del consumo total del país. En este sentido, la energía consumida en Chile tiene su origen en la electricidad (33%), derivados del petróleo (26) y biomasa (20%). Precisamente, el director de Eficiencia Energética Industria en la Universidad de Concepción (Chile), Oscar Farías explica que “el crecimiento del sector industrial trae como consecuencia que los consumos de energía se hayan quintuplicado desde los años 70 hasta la actualidad”. Pero como ha sucedido en muchos otros países, la industria, en sus inicios, empezó un auge productivo sin tener en cuenta medidas de eficiencia energética.

Y, también, como en muchos otros lugares del mundo, el empresario chileno empieza a comprender la necesidad de implementar medidas y soluciones de eficiencia energética en sus procesos productivos. Mediante estas nuevas prácticas de ahorro y optimización, las empresas chilenas introducen el factor de sostenibilidad y ahorro energético en sus rutinas productivas. Con la ventaja competitiva que esto supone. De esta manera, gobierno y empresas chilenas empiezan a apostar por adoptar soluciones tecnológicas, e incluso a contactar con empresas que aportan soluciones de optimización en los consumos energéticos. Es el caso de Linkener, cuyos sistemas de telemedida y soluciones tecnológicas empiezan a ser de interés para diversas empresas chilenas.

Apoyo gubernamental a la eficiencia energética en Chile

Pero estas nuevas políticas empresariales requieren también contar con el apoyo institucional del gobierno. Por eso la ACHEE (Agencia Chilena de Eficiencia Energética) se constituye como el órgano principal del gobierno para fomentar e incentivar las buenas prácticas en consumo energético. El director ejecutivo de esta Agencia, Diego Lizana marca las pautas de estas políticas: “debemos desarrollar competencias técnicas que fomenten la buena gestión de la energía y aportar información que ayude a las empresas a reducir sus consumos energéticos, mediante guías y manuales para implementar políticas públicas en esta materia”.

Lizana pone ejemplos prácticos para indicar el camino hacia la eficiencia energética en Chile: “La empresa Papeles Bio Bio obtuvo la certificación energética con la ISO 50.001 que se logró mediante sistemas de medición, monitorización y análisis del consumo energético. Esto fue en el año 2012 y supuso la primera planta industrial en Chile en obtener un Sistema de Gestión de la Energía.”

Junto a estas soluciones, algunos sectores piden también una Ley de Eficiencia Energética en el que se incluyan todas las partes implicadas en el sector energético, y una libre competencia y estandarización del sector. El propio doctor Farías está convencido que con una mayor regulación y transparencia se podría alcanzar el objetivo gubernamental del lograr una reducción del consumo energético del 20% para el año 2025.

En una entrevista para la revista chilena “Electricidad”, la propia ministra de Energía, Susana Jiménez reconoce “que queremos que se produzca un cambio cultural y que se incorpore, progresivamente, mayor innovación (…) lo que implica una reducción de las emisiones y aumenta la competitividad de nuestra economía” .

Medidas hacia la eficiencia energética chilena

La implantación de sistemas de telemedida y monitorización empresarial, como el que también desarrolla en España Linkener con su sistema Plug&Save, están siendo los grandes aliados de muchas empresas chilenas para alcanzar la optimización en sus consumos energéticos. Pero existen otra serie de medidas que el sector industrial y empresarial del país están introduciendo,como la introducción de sistemas de iluminación con tecnología LED en empresas privadas y centros públicos. El doctor Farías reconoce “que lo que no se mide no se puede mejorar. Es una de las bases de la eficiencia energética y para ello, debemos aplicar protocolos y sistemas de medición y verificación mediante sistemas de gestión de la energía”. Por ello es importante contratar un sistema de análisis de datos continuado y sistematizado que nos de las pautas para adoptar soluciones tecnológicas. Pero, además, como comenta el propio Farías, “en Chile, la eficiencia energética ha sido un concepto poco arraigado y ahora debemos formar una nueva conciencia en las empresas para colaborar en la implantación de un sistema de gestión de la energía”. Supone, por tanto, una modificación de los hábitos de consumo y educar en buenas prácticas para el ahorro energético empresarial.